OSIRISMELISA MI MARAVILLOSA ESTRELLA.

Loading...

miércoles, 13 de julio de 2011

POETA JULIO CABRALES HIJO DEL POETA CHINANDEGANO LUIS ALBERTO CABRALES.

POETA JULIO CABRALES HIJO DEL POETA CHINANDEGANO LUIS ALBERTO CABRALES.: "
El poeta julio Cabrales venerio (Managua, 4 de octubre de 1944) Hijo de los chinandeganos María Venerio y del precursor del movimiento del vanguardismo en nicaragua ,poeta Luis Alberto Cabrales, se reveló como poeta a los 17 años, mientras finalizaba la secundaria en el Instituto Pedagógico de Mana­gua. Su padre fue su mentor y corrector textual constante. El 7 de mayo de 1961 publicó sus primeros poemas en el suplemen­to dominical de La Prensa.

Becado por el Instituto de Cultura Hispánica, marchó a Es­paña, donde residió desde 1962 hasta 1965, relacionándose con poetas españoles de las generaciones pasadas como Luis Rosa­les y nicaragüenses, como Carlos Martínez Rivas y colaboran­do en Papeles de Son Armadans, Madrid-Palma de Mallorca y Cuadernos Americanos.

En 1966, ya de regreso, se inscribió en la Facultad de Hu­manidades de la UCA; pero los síntomas de un raro complejo de enfermedades no le permitieron darle continuidad ni con­cluir la carrera.

Julio perdió la razón desde muy joven, como Alfonso Cortés, de modo que todos sus poemas son de la adolescencia y la primera juventud.

La muerte de su padre, el poeta de la generación de vanguardia Luis Alberto Cabrales (1901-1974), la muerte de su hermano mayor Alberto, que proveía el sustento a falta del padre y, por fin, la muerte de la madre, doña María Venerio, llevaron a que Julio quedara abandonado en una casa en ruinas con su hermano Clarence, demente también, quién desapareció un día al salir de la casa para nunca regresar.

Alguien podría encontrarse en la calle a este hombre deteriorado por los años, las carencias y los tormentos de la esquizofrenia, y lo tomaría por un mendigo cualquiera.

Escribió, sin embargo, algunos de los poemas claves de nuestra literatura, el primero de ellos El espectro de la rosa, al que siempre regreso en mis lecturas cíclicas, como regreso a otros poemas de largo aliento: la Epístola, de Rubén Darío, dedicada a Juana Lugones; Hora Cero, de Ernesto Cardenal; La puesta en el sepulcro, de Carlos Martínez Rivas; o La carne contigua, de Ernesto Mejía Sánchez

Publicó poemas y artículos además en Hipocampo n.° 6. San José, Costa Rica, El Pez y la Serpiente, La Prensa Litera­ria, Novedades Cultural y Nuevo Amanecer Cultural de Nica­ragua. Entre los grupos y los poetas dispersos de los 60 a los 80, se le tuvo algo así como la nueva versión del poeta niño, precoz, con rasgos de genialidad. “Julio Cabrales o la energía poética sin tregua”, titulaba Napoleón Fuentes un ensayo sobre su poesía. Desde principios de los 70, en medio de cierta bohe­mia que agudizaba su esquizofrenia y de la miseria económica y las tragedias familiares —terremoto de Managua, 23 de di­ciembre de 1972; muerte del padre en 1973; muerte del herma­no mayor que era el sostén familiar en 1983 y muerte de la madre— se le vio precipitarse en su destrucción personal y de su poesía.

En 1975 la Editorial Universitaria de León, publicó su libro de poemas Ómnibus, en versiones deformadas. Totalmente ena­jenado, sobrevive en la casa de su padre, convertida en escom­bros, junto con otro hermano quien también perdió la razón.

BIBLIOGRAFÍA

Libros de poemas: Sonata para enflorar su psiquis abolida. Palma de Mallorca, Papeles de San Armadans, 1968. Esbozo de un joven. Managua, Tipografía Asel, 1970. Ómnibus. León, Editorial Universitaria, 1975.

Antologías: Nueva antología/poesía nicaragüense. Managua, El Pez y la Serpiente, 1972. Musas en guerra. México, Joaquín Mortiz, 1987, prólo­go, selección, bibliografía y notas de José Miguel Oviedo. Antología gene­ral de la poesía nicaragüense. Managua, Ediciones Distribuidora Cultural, Fondo Editorial INC-ASDI, 1994, introducciones, selecciones y notas de Jorge Eduardo Arellano. Flor y canto, antología de poesía nicaragüense, Managua, Centro Nicaragüense de Escritores / NORAD / ANAMÁ, 1998, por Ernesto Cardenal. Hija del día, artes poéticas nicaragüenses. Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1994, compilación e introducción de Julio Valle-Castillo. La generación del sesenta y setenta en Nicaragua. Managua, El Pez y la Serpiente, n.° 38, año 2000.

Estudios sobre el autor: Napoleón Fuentes: “Julio Cabrales o una ener­gía poética sin tregua”, en La Prensa Literaria, 17 de diciembre, 1967. Beltrán Morales: “Esbozo de un joven-Nota”, en La Prensa Literaria, 10 de mayo, 1970. Beltrán Morales: “Poesía última nicaragüense”, en Sin páginas ama­rillas, Managua, Ediciones nacionales, 1975. Edwin Yllescas: “De paseo en Ómnibus con Julio Cabrales”, en La Prensa Literaria, Managua, 22 mayo 1976. Jorge Eduardo Arellano: “La poesía: síntesis panorámica y promocio­nes”, en Literatura nicaragüense. Managua, Ediciones Distribuidora Cultu­ral, 1997. Sergio Ramírez: “La literatura: antecedentes de la literatura nica­ragüense, la poesía, la narrativa y el teatro”, en Enciclopedia de Nicaragua, Tomo II. Barcelona, Grupo Océano, 2002.
:jester: :chef: :troll:
LIC:RENE DAVILA / 13060011"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada